La zona de comfort

La zona de comfort
Photo by Martin Ceralde / Unsplash

Este blog nunca ha sido un intento por documentar mi carrera profesional. Soy terriblemente inconsistente como para pretender mantener un blog actualizado y sentir que estoy a la vanguardia con todos los avances relacionados a desarrollo y tecnología en general.

Una de las razones principales es que mi carrera profesional dio un giro drástico por allá del 2019. En aquel entonces trabajaba para una compañía israelí que se dedica a comercializar soluciones de alumbrado "inteligente" (entre comillas porque cualquiera que conoce como funciona realmente entendería que todas esas soluciones que se dicen ser inteligentes pocas veces lo son). Venía de trabajar en una multinacional donde únicamente existía SAP y cualquier otra cosa era anatema, por lo que trabajar para una startup que ofrecía una tecnología nueva en el mercado local me pareció una propuesta interesante. Quizás aún trabajara para dicha empresa de no haber sido por un lamentable episodio de varios meses sin recibir remuneración debido a problemas de liquidez. Eventualmente se resolvió pero ya nunca sentí estabilidad financiera trabajando para ellos.

Fue así como en el 2019 recibí una propuesta muy difícil de rechazar de la empresa donde actualmente laboro. Entre otras cosas, incluye una green card para vivir permanentemente en los Estados Unidos, un sueldo muy por encima de cualquier cosa que ofrece el mercado regional y lo que yo tanto añoraba en aquel entonces: estabilidad financiera.

Pero...

Siempre hay un pero. En mi caso fue que debía pivotear hacia un rol completamente distinto debido a que estaba prácticamente cambiando de industria. Pasé de desempeñarme plenamente en la industria del desarrollo de software a la industria financiera norteamericana. No lo digo como algo malo, de hecho han sido dos años de mucho aprendizaje y en el que mi perspectiva acerca de muchas cosas han cambiado de formas que ni imaginaba. He crecido tanto personal como profesionalmente.

Mis expectativas quizás fueron que de alguna forma lograría combinar mi trayectoria en el desarrollo de software con el vasto mundo de los mercados financieros. Parece un match perfecto, y quizás lo es. Sencillamente mi empleador no está en el mercado para desarrollar software que combine el conocimiento de ambos campos y debo reconocer que me tomó un largo tiempo aceptar que debía dejar atrás el sombrero de desarrollador y ponerme el sombrero del rol que se requiere de mí en esta etapa. Un rol muy alejado de lo que he hecho por 15 años.

La zona de comfort

Todos hemos escuchado que quedarnos en nuestra zona de comfort nos mata. También todos nos hemos dicho a nosotros mismos que somos capaces de salirnos de nuestra zona de comfort de ser necesario. Creemos que llegado el momento podremos sencillamente cambiar nuestra mentalidad instantáneamente y asumir que lo que está sucediendo es alejarnos de nuestra mentalidad cotidiana y actuar acorde a ello. La realidad es que no es tan sencillo.

Luego de 2 años de estar fuera de lo que yo consideraba mi zona de comfort empiezo a entender que esa sensación de que no estás en control de todo, que debes producir resultados a pesar de no conocer todas las variables y operar en todo momento en una cierta incertidumbre de si estás realmente siendo tan productivo como anteriormente lo eras, esa es realmente la confirmación de que estás fuera de tu antigua zona de comfort.

Salirte de tu zona de comfort no es bonito, no es cómodo y definitivamente no es para todos.

Mirando a futuro

Pareciera que estoy pintando un escenario muy sombrío sobre mi futuro cuando en realidad nunca he estado mejor profesionalmente. Me estresaba el no poder demostrar mis habilidades como desarrollador cuando en realidad lo único que necesito es concentrarme en otras cosas que nada tienen que ver con ello.

Esto también explica por qué he pasado casi medio año sin actualizar este blog. Es muy probable que empiece a escribir acerca de otros intereses, otros temas que poco o nada tienen que ver con tecnología y desarrollo. Francamente no tengo mucho que escribir acerca de esos temas últimamente y es porque tengo ya mucho tiempo sin escribir una línea de código.

¿Significa esto el fin para este blog? Probablemente no. Aún no se cuál sea el enfoque a futuro pero probablemente este blog también pivotee hacia otros temas al igual que mi carrera profesional.