Me encuentro muy cerca de finalizar el proceso para obtener una visa de trabajo de los Estados Unidos de América. Es un proceso muy largo y lleno de incertidumbre, el cual se presta mucho para que personas sin conocimiento concreto acerca del mismo puedan ser engañados. Por lo tanto he decidido hacer una recapitulación de todos los actores y procedimientos involucrados para que todos aquellos que estén pasando por lo mismo o pensando en hacerlo sepan a lo que se enfrentan.

Primero lo básico. Cuando hablamos de visas de trabajo nos estamos refiriendo a un permiso permanente o en algunos casos temporal para vivir y trabajar en Estados Unidos. Esto difiere grandemente de una visa de turista o una residencia permanente cuando un familiar que es residente permanente o ciudadano americano te está brindando el beneficio (aunque el beneficio migratorio resultante es el mismo). Recibir una visa de trabajo te otorga el status de residente permanente, es lo que coloquialmente se conoce como green card, y no más que un permiso para residir y trabajar sin restricciones en todo el territorio americano. Existen diversas variaciones de dicho permiso de trabajo, entre las mas comunes:

  • H1B
  • EB (Employment-Based)
  • L1
  • TN

La más común de todas es sin lugar a dudas la H1B, debido a que es utilizada particularmente por empresas de tecnología para atraer valuable recurso humano de prácticamente cualquier parte del mundo de una manera relativamente rápida. La gran desventaja de este permiso de trabajo es que se trata de un permiso temporal sin una forma sencilla y clara de pivotear hacia un permiso permanente o incluso una eventual ciudadanía, y adicionalmente no te permite cambiar de empleador, lo que implica que durante el tiempo que dure tu permiso de trabajo estarás obligado a laborar para la empresa que te patrocinó. La otra gran desventaja es que se trata de una categoría de permiso de trabajo que ha sido históricamente abusado y se encuentra actualmente bajo un enorme escrutinio por parte de las autoridades migratorias. Por si fuera poco, se trata literalmente de una lotería, donde las empresas generan aproximadamente 250,000 aplicaciones anuales para una cuota disponible de 85,000 permisos nuevos por año, lo que deja fuera a la gran mayoría y se convierte en un auténtico dolor de cabeza para quienes aplican.

Mi caso particular es con una visa EB-3, la cual requiere un proceso muchísimo más largo pero con mayores posibilidades de obtener un resultado positivo. La categoría EB (Employment Based) tiene varias sub-categorías, siendo EB-1 reservada para individuos con prioridad debido a sus capacidades extraordinarias en su campo de trabajo (usualmente en los campos de medicina y tecnología aunque no son los únicos campos permisibles). EB-2 está reservada para individuos con calificaciones académicas sobresalientes, lo cual significa que si no tienes por lo menos un par de maestrías y post-grados y un testamento de citaciones en artículos científicios y / o académicos es difícil que seas considerado para esta categoría. Y finalmente EB-3 es la categoría que yo llamo visa para los mortales debido a que con un título universitario y algunos años de experiencia comprobable te convierten en un candidato firme para ella con un grado bastante alto de probabilidades de conseguirla.

El codiciado sueño americano

Está también la visa L-1, que está reservada para aquellas personas que trabajan para una empresa multinacional en su país de origen pero con presencia en los Estados Unidos, lo cual abre la enorme posibilidad de poder ser transferido a este país y trabajar aquí. Finalmente la visa TN es un caso especial debido a que fue creada en el contexto del tratado de libre comercio del triángulo norte y abarca muchas profesiones más además de ciencia y tecnología, y particularmente no tiene un límite anual establecido, lo que la hace muy útil para quienes llenan los requisitos.

Una vez descritas los tipos de visas de trabajo disponibles, es importantísimo recalcar algo que muchas veces se pasa por alto y es el hecho que una visa de trabajo no puede ser obtenida sin un empleador dispuesto a patrocinarte. Dicho de otra manera, no puedes solicitar una visa de trabajo por tu cuenta. Es necesario que ya sea que trabajes para una empresa multinacional y ellos hagan el trámite por ti, o bien seas lo suficientemente bueno para que un empleador americano se fije en ti y esté dispuesto a patrocinarte. Adicionalmente es un proceso relativamente costoso el cual usualmente involucra a un equipo de abogados expertos en inmigración, los cuales es necesario que el empleador absorba su costo. No hay excepciones, no hay forma de jugarle la vuelta a este requisito.

En mi caso particular, llevo varios años trabajando de forma parcial para una empresa en el sur de los Estados Unidos y tuve la enorme fortuna de que estén dispuestos a contratarme a tiempo completo y patrocinarme para una visa permamentente de trabajo. Como lo mencioné anteriormente, he entrado en la categoría EB-3 y el proceso ha sido el siguiente:

PERM Labor Certification

El PERM son las iniciales para Program Electronic Review Management y se trata de un programa obligatorio para cualquier empleador que esté interesado en patrocinarte para una visa de trabajo. Básicamente consiste en 2 etapas, siendo la primera etapa donde el empleador debe llevar a cabo un proceso de reclutamiento dentro de los Estados Unidos y demostrar que no ha habido candidatos aptos para el puesto que tu estarías cubriendo. El proceso de reclutamiento debe ser real y están obligados a publicar el puesto de trabajo en periódicos locales al área donde estarías prestando tus servicios. Este proceso debe ser documentado muy bien por la firma legal que lleva el caso para demostrar que no se está incurriendo en fraude y que en efecto, no existe nadie en los Estados Unidos que pueda llenar el lugar para el que están solicitando un empleado extranjero.

La segunda etapa de este proceso es el Prevailing wage determination, que no es otra cosa más que el empleador demostrando ante el Department of Laborque el salario que estaría dispuesto a pagarte va acorde al mercado y otros puestos similares para el área geográfica donde estarás prestando tus servicios.

Por si no lo habías intuido, este es un proceso largo y costoso donde el empleador utilizará a todo un equipo de abogados para llenar todo el papeleo. En mi caso desde que se inició el proceso de reclutamiento hasta que se obtuvo la aprobación del PERM y el prevailing wage demoró aproximadamente 8 meses. Esto sin tomar en cuenta el tiempo que me tomó el reunir toda la papelería en Guatemala respecto a toda mi experiencia laboral, lo que requirió regresar a todos los lugares donde anteriormente laboré y obtener cartas originales y certificadas donde se comprueba que la experiencia que digo tener corresponde a los lugares de trabajo donde he trabajado. Esto será muy importante en los siguientes pasos.

Petición de trabajador inmigrante (I-140)

Una vez tienes un PERM aprobado empieza la verdadera espera. El quipo legal iniciará la petición I-140, conocida como Inmigrant worker petition (Petición de trabajador inmigrante). Esta petición se hace ante el  U.S. Citizenship and Immigration Services, o USCIS para mayor comodidad. Esta agencia es la que se encarga de analizar caso por caso y determinar si cada uno de ellos reune los requisitos para dar un veredicto favorable.

U.S. Citizenship and Immigration Services

Es importante tener presente que cada petición conlleva una lista de requisitos diferentes dependiendo el tipo de beneficio migratorio que se está buscando. Toda la papelería que se reune y envía en esta etapa involucra no sólo la papelería relacionada al individuo que va a recibir el beneficio sino también mucha información legal de la empresa que te está contratando. Desde información de impuestos hasta un análisis financiero de la empresa para determinar si en realidad tiene la capacidad para pagarte en dado caso te otorguen un beneficio migratorio. Que no quede ninguna duda que acá es donde se intenta asegurar que todas las peticiones aprobadas tengan mérito y que no se esté intentando obtener un beneficio migratorio de forma fraudulenta.

Con el pasar de los años y con el endurecimiento de las leyes migratorias en los últimos tiempos este proceso ha pasado de demorar 3 ó 4 meses a tomarse de 6 hasta 18 meses en recibir un dictamen favorable. En mi caso muy particular demoré 7 meses en recibir un dictamen favorable. Este paso del procedimiento es sin lugar a dudas el más estresante y largo, puesto que una petición I-140 aprobada significa prácticamente una green card aprobada salvo que pase algo catastrófico en el último paso.

Proceso Consular y el Centro Nacional de Visas

Una vez el USCIS ha dado un dictamen favorable a tu petición de inmigrante tu caso es enviado al National Visa Center (NVC) y empieza el proceso consular para finalizar el caso. Este procedimiento varía grandemente de quienes se encuentran ya viviendo en los Estados Unidos puesto que ellos únicamente necesitan hacer un ajuste de status (AOS, adjustment of status). El proceso consular implica reunir documentación personal tuya y de tu familia inmediata (esposa e hijos), tales como certificados de matrimonio, actas de nacimiento, antecedentes penales y policiacos.

Esta papelería se envía al NVC y es esta agencia la que se encarga de preparar tu petición final y enviarla al consulado más cercano para que sean ellos quienes determinen una fecha disponible para programarte una cita presencial. Nuevamente, no puedes llamar tu directamente a la embajada en tu país y pedir que te programen una cita, es el NVC quien arma tu expediente y envía el caso a la embajada más cercana para concluir allí el proceso.

Los tiempos de espera según tu país de origen los determina el boletín mensual de visas

Ahora bien, existe un pequeño obstáculo dependiendo de tu país de origen. Este obstáculo es la disponibilidad de visas según la categoría a la que estás aplicando y la cuota disponible de visas para esa categoría específica y tu país de origen. No todos los países tienen las puertas abiertas, en algunos casos hay una lista de espera que puede llegar hasta los 10 años (particularmente la India y en menor medida China). En mi caso particular estoy sujeto al tiempo indicado para el triángulo norte de Centro América (Guatemala, Honduras, El Salvador), el cual lleva varios años sin lista de espera para las categorías de empleo pero que en vista de sucesos recientes y el endurecimiento de las leyes migratorias es muy probable que cambie en el futuro cercano.

Si no existe una lista de espera para tu país de origen y habiendo visas disponibles en la categoría de empleo según el boletín mensual de visas, el NVC envía inmediatemente tu caso a la embajada de los Estados Unidos en tu país. Caso contrario, únicamente queda esperar probablemente años hasta que la fecha en el boletín coincida con la fecha de tu petición.

Hablando específicamente de la entrevista en el proceso consular, esta es la etapa en el proceso en la que me encuentro. Estoy actualmente esperando a completar la papelería para que el NVC envíe mi caso a la embajada de los Estados Unidos en Guatemala. He leído mucho acerca de este paso y debiera ser únicamente una formalidad, sin embargo nunca se debe dar nada por sentado y no quiero especular ni adelantar acerca de este paso, por lo que dejaré para una posterior ocasión los detalles de la misma con mis impresiones de primera mano al respecto.