El proceso de green card de inicio a fin

El proceso de green card de inicio a fin
Photo by Simon Fairhurst / Unsplash

Si tuviera que describir el proceso de trámite de residencia (green card) basado en mi propia experiencia, lo resumiría en la siguiente frase: la paciencia es una virtud.

Mi experiencia no ha sido una tortura ni una historia de injusticia o algo parecido. Más bien se trata de un tema de manejo de expectativas. Encontrar un trabajo dispuesto a patrocinarte para reubicarte y residir permanentemente en el norte parece ser una oportunidad en un millón. Las expectativas crecen aún más cuando abogados se involucran en el proceso y pareciera que no hay nada que pueda salir mal. Y sin embargo en cada etapa del proceso existen retrasos, detalles que se agregan uno detrás de otro y por supuesto, pandemias y nuevos miembros que se agregan a la familia que hacen que algo que debió haber tomado 2 años cuando mucho termina siendo casi 5 años.

Mi caso se remonta al año 2017 cuando por azares del destino conozco a quien haría posible esta odisea. El presidente de mi ahora compañía hace un viaje altruista a Guatemala para conocer de primera mano algunos casos de pobreza extrema en el interior del país. Unos meses después me encuentro colaborando a medio tiempo en algunos proyectos relacionados con tecnología para su empresa. No fue una transición inmediata ni fue el plan desde el inicio, pero para finales del 2017 está claro que hay una intención de ambas partes de pasar de proyectos esporádicos a tiempo completo aunque no de manera inmediata. También se pone sobre la mesa la oferta de reubicarme físicamente una vez se necesite transicionar a tiempo completo. La vida parece perfecta, todo encaja en su lugar.

Para que todo esto sea posible es necesario que exista un dictamen que respalde que no se encontró en los Estados Unidos una persona dispuesta o capaz de realizar el trabajo para el que te están contratando. La firma de abogados hará una búsqueda de un perfil mediante publicar ofertas de trabajo en periódicos locales y sitios web en el área geográfica donde se estará empleando a la persona que llene los requisitos. Luego de unas semanas, ya sea sin respuesta o si los interesados no llenaron el perfil, se procede a realizar un segundo dictamen. Este segundo paso es comparar la compensación económica de perfiles similares en áreas cercanas a la ubicación geográfica de la empresa y determinar que se está ofreciendo un salario competitivo y no fuera de toda lógica. Esto, me explicaron, es para documentar y asegurarse que no se esté contratando a alguien de fuera que gane injustamente arriba o abajo de lo que normalmente percibiría algún norteamericano o residente permanente en la misma área geográfica. Básicamente se trata de mantener todo equitativo. Este segundo dictamen se presenta al Department of Labor (DOL) y puede tardar desde 4 a 12 meses, a veces incluso más. En mi caso fueron 8 meses exactos para recibir un dictamen favorable.

Con dictamen favorable finalmente se puede proceder a presentar una petición para inmigrante (I-140) ante el United States Citizenship and Immigration Services (USCIS). En tiempos pre-pandemia esto podía tardar desde 6 hasta 18 meses. Durante esta etapa del proceso es bastante común recibir uno o varios Request for Evidence (Solicitud de Evidencia), que es cuando quien está adjudicando el caso tiene dudas con respecto a aspectos de la solicitud que pueden ir desde dudas acerca de la experiencia laboral, dudas acerca de la capacidad financiera de la empresa para pagar el salario, etc, etc, etc.

En mi caso luego de más de medio año en proceso, recibí un RFE acerca de mis credenciales académicas. Fue necesario regresar a mi alma mater y obtener certificaciones de todos los cursos aprobados para evidenciar que mi experiencia académica y título universitario coincidían con las competencias profesionales que la empresa estaba justificando como requisito para aspirar al trabajo para el que me estaban contratando. No voy a mentir, es para este entonces que el camino empieza a parecer cuesta arriba. Ya llevamos más de un año en un ir y venir con abogados y agencias gubernamentales y no se ve una luz al final del túnel. Creíamos que lo sabíamos, pero paciencia es realmente el nombre del juego.

Finalmente a mediados de marzo del 2019 recibimos la aprobación del I-140 y con esto la confirmación de que si bien el tiempo va a ser mucho más largo de lo esperado, la dirección es la correcta.

Es fácil creer en este punto que la meta está a la vuelta de la esquina. Una vez se recibe un dictamen favorable para ésta petición es necesario esperar al menos 8 semanas para que el caso sea trasladado al National Visa Center (NVC). Una green card, a diferencia de una visa temporal de trabajo como la popular H-1B es diferente en el sentido que no es posible residir y trabajar en Estados Unidos mientras se procesa. Es necesario esperar afuera de Estados Unidos la totalidad del proceso.

El NVC es una etapa del proceso igual de larga que todo lo vivido hasta el momento. Hay muchos factores que determinan el tiempo que será necesario esperar durnate esta etapa, desde el país de orígen de la persona hasta el visa bulletin, que es un boletín que emite mensualmente el Department of State (DOS) indicando quienes pueden ser procesados o quienes deben esperar en cola para ser procesados.

El visa bulletin correspondiente a febrero 2022

Existen varias categorías en dicho boletín, en mi caso la que era crucial para mi es la relacionada a las fechas de acción final para casos de residencia por empleo. En el cuadro de arriba se puede apreciar una tabla con varias categorías. Mi caso era tercera categoría y es necesario intersectarla con la columna correspondiente a El Salvador, Guatemala y Honduras. Si mi caso estuviera aún en el NVC esperando ser adjudicado, esta tabla indica para mi categoría y lugar de orígen una letra "C". Esta letra significa Current (corriente), y significa que hay aún visas disponibles y mi caso puede proceder a ser adjudicado. Caso contrario, por ejemplo, si mi lugar de orígen fuera la India. Alguien en tercera categoría e India como su lugar de orígen debe esperar que su fecha de prioridad (fecha en que se recibió la petición I-140) sea igual o anterior al 15 de enero del 2012. Dicho de otra manera, la cola de espera para que el NVC empiece siquiera a tramitar la residencia de alguien de la India en la misma categoría de empleo que la mía es de al menos literalmente 10 años. Esto se debe a que existe un límite numérico de visas de residencia que se pueden adjudicar en un año fiscal en los Estados Unidos. Actualmente el límite son 460,000 visas de residencia de trabajo anuales, y existe por ley un techo de no más de 7% de este número adjudicable a un país específico, por lo tanto países con fechas de prioridad en vez de una letra "C" indica que para dicho país ya se adjudicaron todos los casos disponibles para este año y hay ya una cola de procesamiento. Esto es independiente de números de residencia por familia y otras categorías. Tema para otro día.

Aproxidamente un mes después de la aprobación de mi I-140 recibo el correo de bienvenida del NVC indicándome que mi caso está siendo procesado. Esto en la práctica significa que ahora se deben reunir in sinfín de documentos civiles tanto para mi como para quienes me acompañarán. En ese entonces eramos únicamente mi esposa y yo, pero no tardaría en crecer la familia. A mitad de dicho proceso nace Oliver, mi heredero. Esto retrasa varios meses el proceso puesto que ahora es necesario incluir a alguien que no existía cuando inició el proceso con el NVC. Es así como el proceso se extiende hasta septiembre del 2020, cuando finalmente ya estando los 3 incluidos en la petición, se recibe la notificación que nos indica que hemos finalizado la etapa de juntar documentos y entramos a la cola de espera para una entrevista en la embajada americana en nuestro país.

Notificación de documentación completa en el NVC

Para este entonces estamos en pleno encierro por pandemia en Guatemala y la embajada americana lleva meses cerrada. Mi caso está documentalmente completo y el visa bulletin indica que aún hay visas disponibles para mi país pero el mundo está ocupado lidiando con una pandemia. El departamento de estado de Estados Unidos bajo la administración Trump emitió varias restricciones que efectivamente hizo que se detuviera por completo la migración legal hacia dicho país. Para este entonces ya llevamos más de 3 años trabajando en esto pero no hay más que seguir esperando.

Cada 6o días recibo un correo de recordatorio que mi caso está completo pero no hay espacios disponibles para entrevistas en la embajada americana.

Cada 60 días recibí este correo sin falta durante el tiempo que estuvo cerrada la embajada

Luego de 4 años es normal dejar que todo el tema de trámites y embajadas pase a segundo plano. En algún punto tomé la decisión de no vivir pendiente de lo que sucedía con este proceso y me dediqué a trabajar remotamente y disfrutar de mi familia. En retrospectiva creo que fue lo mejor que pude hacer y me pregunto por qué no lo hice antes. El tiempo comenzó a pasar más rápido y si bien siempre existía el efecto secundario de no poder tomar decisiones permanentes como comprar un lugar propio para vivir, comprar un auto nuevo o alguna otra decisión de las que se toman cuando sabes que estás asentado y no existe en el horizonte la posibilidad de tener que emigrar en el mediano plazo.

No es sino hasta finales de 2021 cuando sorpresivamente llega de madrugada el correo que no estaba ni esperando, dadas las circunstancias.

Notificación de entrevista de la embajada americana

Y es así como empieza una carrera contra el tiempo para reunir todos los documentos requeridos para la entrevista, la cual está a escasos 30 días de distancia. Es necesario obtener nuevos documentos civiles (RENAP, Ministerio Público) actualizados puesto que los que se enviaron al NVC fue hace ya casi 2 años. También está el pequeño tema del exámen médico que se requiere previo a la entrevista, donde te van a poner TODAS las vacunas que el médico considere te hacen falta para poder llenar los requisitos de la CDC para nuevos migrantes. No apto para anti-vaxers. A mí me fueron colocadas 4 diferentes vacunas al mismo tiempo durante la evaluación. Nada barato.

Recuerdo haber leído mucho acerca de la entrevista en la embajada durante años. Lo hice como tratando de entender cómo difiere de una entrevista para visa de turista y también como una especie de ejercicio mental para prepararme para cuando estuviera viviéndolo. Como era de esperarse, nunca es como te lo imaginas. La embajada americana en Ciudad de Guatemala a inicios de diciembre de 2021 estaba atendiendo aproximadamente sólo 25 casos diarios. Nuestra cita era a las 9am y te recomiendan llegar una hora antes. Al llegar te recibe alguien que te solicita todos los documentos que vas a necesitar para asegurarse de que tu caso esté completo y puedas entrar al complejo de la embajada para llevar a cabo tu entrevista. Tal y como si se tratara de un aeropuerto, es necesario pasar por seguridad. Una vez dentro, me doy cuenta que toda la otrora sección de visas de turista es un pueblo fantasma. Lo que hace años recuerdo parecía un mercado con cientos de personas tratando de obtener una visa de turista ahora no es más que un área clausurada y sin vida.

Luego de aproximadamente 45 minutos nos llaman a la ventanilla. No es la entrevista aún, sino se trata únicamente de una segunda verificación de que todos los documentos están en orden. Por tratarse de un caso de residencia por trabajo debo traer una oferta de trabajo actualizada no mayor a un mes, sellada y notariada por la empresa que me está contratando. Todo parece estar en orden. Nos toman huellas dactilares a excepción de Oliver, quien por su edad no necesita suministrar huellas aún.

Luego de otros 30 minutos donde la ansiedad empieza a crecer, finalmente nos llaman a la entrevista. Después de 4 años de imaginar el momento finalmente estamos frente al oficial consular que adjudicará nuestro caso. Nos separa un grueso vidrio y la entrevista se lleva a cabo mediante un altavoz y micrófono que nos permite escuchar y responder al oficial consular. Las preguntas que nos hace son bastante sencillas: ¿quién le está contratando? ¿cuál es su background académico? ¿ha vivido en los Estados Unidos previamente?

Conforme avanza la entrevista el oficial consular hace apuntes en su computadora. Por momentos charla con nosotros, hace comentarios graciosos acerca de Oliver para hacernos sentir más cómodos. En total no pasamos ni 10 minutos frente a ella. Por último nos pregunta si poseemos una visa de turista vigente. Al responder afirmativamente nos pide que entreguemos los pasaportes donde se encuentra dicha visa y procede a anularlas. Nos indica finalmente, luego de casi 5 años de espera las palabras que esperábamos: su visa ha sido aprobada.

Viendo atrás, no deja de ser un viaje existencial hasta llegar a dicho momento. Salimos de la embajada sabiendo que nuestras vidas habían cambiado para siempre y sin embargo aún no estábamos procesando la magnitud de lo que acababa de suceder.

Aproximadamente 10 días después recibimos por correo nuestros pasaportes de regreso junto con el visa package. Para quienes se preguntan exactamente cómo es la green card, lamento informar que únicamente te colocan una especie de visa temporal en el pasaporte que te será sellada al momento de ingresar la primera vez a Estados Unidos con ella. Esa visa sellada te es válida por un año mientras te llega por correo a tu residencia física la verdadera green card.

A simple vista parece una vista de turista

Adicionalmente a la green card temporal en el pasaporte el visa package es requisito indispensable para ingresar la primera vez a los Estados Unidos como residente permanente. No es más que un sobre manila que debe llegar sellado e íntegro al oficial de migración que te recibe en el aeropuerto de entrada. También es necesario llevar los resultados del examen médico junto con el visa package la primera vez que ingresas como residente. Una vez tu green card temporal ha sido admitida y sellada ya no es necesario nada más que tu pasaporte para entrar y salir del país.

El visa package

Y es este el punto donde nos encontramos. Una vez tu green card ha sido aprobada tienes un tiempo de gracia de 6 meses para ingresar por primera vez o pierdes la residencia permanente. Debes entrara a los Estados Unidos dentro de esos primeros 6 meses para activar tu residencia y no perder el beneficio. En nuestro caso la fecha límite es Junio de este año 2022. Será una experiencia que seguramente ameritará una actualización, pero mientras tanto dejo acá mi experiencia en este largo camino hasta el momento esperando que ilumine un poco acerca del proceso y saque de dudas a quienes estén por iniciarlo o lo estén considerando.