Trabajar a tiempo completo para una empresa que no está físicamente en tu país de orígen tiene como consecuencia la necesidad de viajar periódicamente. Mi caso no es distinto y en 5 meses de trabajo he viajado igual cantidad de veces para estar de cerca en nuestros headquarters en las afueras de Atlanta, Georgia.

Cuando se es jóven uno idealiza este tipo de trabajos como lo mejor que te puede pasar. Cuando ya te alcanza la madurez no necesariamente deja de ser algo bueno, simplemente es más complicado salir sabiendo que dejas a la familia y tus responsabilidades en casa. En todo caso, siempre es una increíble oportunidad el poder salir de tu país y convivir con otra gente, otras costumbres, otras realidades. Yo tengo de fotógrafo lo que tengo de biólogo marino, sin embargo quise compartir algunas imágenes de este viaje.