WhatsApp se posicionó hace muchos años como la app de mensajería por excelencia debido a su facilidad de indexar los contactos existentes en el directorio del teléfono donde se instala, lejos del formalismo de redes sociales que requieren que se cree una cuenta y luego se hagan solicitudes formales de amistad previo a poder interactuar entre sí. Esta facilidad ha hecho que al día de hoy existan más de 1.5 millardos de cuentas activas y que haya pasado de ser una sencilla app que reemplaza los mensajes SMS tradicionales a toda una suite de comunicación imprescindible tanto para el uso personal como de negocios.

En el ya lejano año 2011 fue introducida una funcionalidad que hoy damos por sentada: chats grupales. Este fue el inicio de un monstruo que hoy en día permea todas las facetas de la vida social en distintas partes del mundo. Es de lo más cotidiano ser agregado a un grupo en el trabajo, otro grupo con los amigos del colegio / universidad, hasta grupos del condominio donde están todos los vecinos. Realmente estamos viviendo un mundo conectado de formas que hace 20 años apenas podíamos empezar a imaginar.

Hasta acá todo bonito pero no fue sino hasta este modernísimo año 2019 que finalmente se introdujo una funcionalidad que muchos pedíamos a gritos: restringir ser agregado libremente a cualquier grupo de WhatsApp. Esto siempre fue una crítica que hice al servicio, el no tener control sobre quién te puede agregar ni cómo. Era por lo tanto también algo cotidiano resultar metido en grupos donde no te interesaba estar o sencillamente terminabas silenciando indefinidamente para nunca leer las conversaciones resultantes.

Ahora es sumamente sencillo restringir con cierto grado de personalización quién te puede agregar a un grupo. Acá les dejo el procedimiento para hacerlo:

La configuración de privacidad de grupos permite 3 configuraciones explícitas:

Todos

Esta opción permite que WhatsApp siga funcionando tal como funcionaba previo a la introducción de esta funcionalidad. Es decir, cualquiera te puede agregar a un grupo sin restricción alguna.

Mis contactos

Esta opción es ligeramente más restrictiva. Nadie fuera de tu libreta de contactos te puede agregar a un grupo. Supongo que esto es mejor a no tener nada pero aún será posible ser agregado por cualquiera en esa lista.

Mis contactos excepto…

Esta opción finalmente es la más restrictiva de todas. Es una condición de exclusión bastante sencilla pero que con un poco de personalización puede convertirse en un verdadero candado. Acá en vez de crear una lista blanca de inclusión se trata de una lista negra de exclusión, lo que significa que los contactos seleccionados no te podrán agregar a ningún grupo bajo ninguna circunstancia. Si por alguna razón estamos buscando que absolutamente *nadie* nos agregue, supongo que podemos agregar a nuestra lista completa de contactos a esta lista y estaremos efectivamente bloqueando ser agregados de forma automática por cualquiera fuera de esta lista.

Ahora bien, esta configuración no implica que la gente no pueda intentar agregarte a un grupo. Aún si seleccionaste que nadie fuera de tu lista de contactos te pueda agregar es posible que alguien intente hacerlo y el resultado será el siguiente:

La invitación puede ser aceptada o sencillamente ignorada. Esta funcionalidad no limita a que otras personas intenten agregarte a un grupo, se trata más bien de darte a ti como usuario el poder de decidir si deseas ser incluido en un grupo o no.